Ella

Unidades

Con la tecnología de Blogger.

El General está en linea

Photobucket

Básicas

Virtuales

LOS HIJOS DE SAURON

sábado, 6 de agosto de 2011

Gran parte de los personajes de esta historia se retuercen como un Gollum en vista del anillo. "My Precious" gimen.

La tentación es muy grande. Tan grande, que muchos, sino todos los que se pelean por el anillo, están decididos a morder el dedo de su poseedora, y caer en el magma arrastrándonos a todos si eso fuera necesario. "My Precious".

Por un lado, tenemos una oposición genuflexa que no escatima artilugios bastardos, cedidos a granel, por los jefes de campaña. Los medios titulan abusos, sobornos, conspiraciones, defraudes, estafas, corrupción y todo un arsenal de supuestos que da por sentados a fuerza de repetición sin el más mínimo atisbo de reflexión sobre la pertinencia o no del caso. El objetivo es pegar donde más duele. Es escarbar en alguna vieja herida o producirla y undir el dedo hasta los huesos si eso fuera posible, para infringir el mayor dolor soportable.

Todo esto es posible, en esta Argentina que fuimos construyendo desde 2003, porque esa pareja de militantes utópicos que son los Kirchner, quisieron llevar a nuestro país, a donde sus sueños adolescentes y los de toda nuestra generación nos llevan. A donde un viejo estadista nos señaló, a una Argentina Libre, Justa y Soberana.

Lo que es nuestra mayor virtud, la democracia participativa, pareciera no ser un valor a tener en cuenta por todos los que la bartolean cotidianamente. Se tira de la piola constantemente a riesgo -y a sabiendas- de que por ese camino pierden sus privilegios, sin importar si en el camino quedan destrozados todos los símbolos que la sostienen.

Por el otro lado, en el 2009 se envió desde el ejecutivo para su aprobación, una ley que deroga la figura penal de calumnias e injurias en la actividad periodística y eso es lo que ahora permite que cualquier infeliz que se siente frente a un procesador de texto, se queje de su falta de libertad para injuriar o calumniar a quien le venga en gana (paradojas de la necedad).

No me digan que muchos de nosotros, no querrían agarrar esa ley y metersela por el opertuso a más de uno que hacen abuso de esa prerrogativa (ahora legal) para, entre otras cosas, tildarnos de dictadores, antidemocráticos y no sé cuánta cosa más.

Pero la onda de paz y amor recorre nuestros espíritus. Así lo quiere el pueblo que no le gusta vernos crispados. A nosotros nos tocó el papel de sacrificados héroes míticos que no tienen reacciones terrenales. Ellos pueden putearnos, agredirnos, chicanearnos, mentirnos en la cara, pero guay que tengamos un tonito más alto de lo normal, seremos corridos a escobazos y tildados de intolerantes...

Tomado de My Precious del blog